jueves, 28 de febrero de 2008

Pues monta

Ya empiezo a recordar las cosas de mi vida en bloques de diez de años. Hace tres décadas yo era feto, cordón y válvula. Hace una década yo era una masa de sueños, cintas de bandas sonoras y calimochos. Y hace dos décadas vi, en el ya desaparecido cine Coliseum de Murcia, la película "Willow", una de las mejores películas de fantasía jamás realizadas. Tiene la misma fuerza (y muchos paralelismos) de la trilogía de "El Señor de los Anillos", comprimida en dos horas.

Siempre asocio automáticamente a esta película dos recuerdos especialmente emotivos. El primero es una pareja de ancianos emocionados a la salida del cine. Pe (lo siento, ya tocaba aludirte) también fue testigo de aquel momento.


El segundo recuerdo es una escena concreta de la película. Tras la batalla de Tir Asleen, el tenebroso General Kael consigue escapar con Elora Danan, el bebé que según la profecía podrá acabar con la malvada reina Bavmorda. En ese momento, Willow, que durante toda la película ha estado protegiendo a Elora Danan, se derrumba impotente presenciando el secuestro. Su amigo Madmartigan, un ladrón de medio pelo a quien la causa de proteger a esa niña le ha ido convirtiendo en un héroe, se acerca a él. "¿Puedes montar?", le pregunta. "Sí", responde Willow entre llantos. "Pues monta", responde Madmartigan.

Madmartigan es un hombre con pocas luces, pero capaz de animar a Willow cuando éste lo necesita. Su apoyo no es consuelo, sino superación. "Mientras puedas montar a caballo, no te rindas, y ve a por ellos", resumido en un elocuente: "Pues monta".

A veces, algunos "Pues monta" que me han dicho han valido más que muchas tardes de café eternas tratando de desmenuzar problemas imaginarios.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ah, Willow, qué recuerdos! Sí, yo también recuerdo el momento de la pareja de viejecitos saliendo del cine emocionados por la peli, también estaba Co con nosotros.

Pe

Oli dijo...

Lo sé, pero Co no se acuerda de eso. Co se acuerda de Los Goonies, de hace... Mmm... ¿cuántos años hace? ¿Te lo digo? :D


OLI I7O

SIMULADOR dijo...

A mí de pequeña nunca me gustó ese tipo de cine (fantasía, antiguas leyendas, batallas de hombres con un diámetro de brazo muy superior a la media, ciencia ficción en general... Ni siquiera sería capaz de diferenciar entre distintos géneros porque, como no los cnozco, para mí es siempre un mero "ese tipo de cine")[Bueno, "ese tipo de cine" y cualquier peli en la que un perro sea el protagonista, que no las puedo soportar!]

Nunca pude leerme "La historia interminable" ni ver su correspondiente película. El adjetivo "interminable" nunca fue mejor utilizado.

Sin embargo, conforme han pasado los años me voy arrepintiendo de estos prejuicios porque al final son esos mensajes, como el "pues monta" que comentas, los que dan una dimensión u otra a las pelis... pero me cuesta. Si no tengo una compañía que me invite/presione a hacerlo, sigue sin salir de mí.

Elena dijo...

Genial la filosofía de este "Pues monta", Oli. Pero coincido con Simulador en la opinión sobre este tipo de cine. Ítem más, aún recuerdo el inmenso miedo (infantil) que sentí al ver "Pulgarcito". Pánico (adulto) que reviví con "El silencio de los corderos". [No sé si se puede ir así por el mundo.]

Oli dijo...

Simulador, desde que te conozco, tú misma dices que la paciencia no es tu fuerte. Entiendo que "La Historia Interminable" te cree prejuicios desde su título, pero he de decir que ese libro es uno de los mejores. Es de esos libros que se adapta a la situación que vives cuando lo lees, con 10 años o con 40. ¿Qué tal si le das otra oportunidad y descubres tu Verdadera Voluntad?

Y "Willow", sin ser tan famosa, creo que está a la misma altura que "Indiana Jones" (aunque está claro que el magnetismo de Val Kilmer frente a Harrison Ford no es el mismo).

Y, salvo "El Señor de los Anillos", echo mucho de menos una buena película de fantasía. "Willow" es única, irrepetible. Es a la fantasía lo que "Los Puentes de Madison" al drama.


OLI I7O