martes, 19 de febrero de 2008

Coraza y cabezón

Ayer compré una botella de ron, para poder emborracharme. Sí, en martes, ¿algún problema? El caso es que me he despertado con resaca y salían hombres barbudos por la tele. Unos dejaban el poder. Otros lo ansiaban.

Por una vez, no me he sentido un bicho raro por tener esta blindada cabeza vacía (y cuando digo vacía, me refiero a vacía del todo), pero al menos tengo esta válvula sobre mi frente por la que escapan mis demonios.

3 comentarios:

Irina. dijo...

Jugo de melaza de caña de azúcar,
resaca de malecón..

"El son de los Puertos,
dulzor de guayaba,
calabazas, huertos...
Aún pregunto quién me lo cantaba..."

(Por un momento creí que habías visto a Rajoy, je,jjjee..)

Laurachan dijo...

A veces se agradece tener la cabeza vacía..

onetickettokentucky.wordpress.com dijo...

Precisamente esos señores barbudos que se hacen llamar políticos, son los auténticos vacía-cabezas y van armados con corazas de promesas ficticias y lanzas en forma de televisión.

Luis