lunes, 10 de noviembre de 2008

Que me parta

Este sábado por la noche hice algo que solo había hecho una vez en mi vida... Ir a un partido de fútbol en vivo.

En esta ocasión, el equipo elegido fue el Rayo Vallecano, un equipo que no sé por qué siempre me ha provocado cierta simpatía, algo que tiene más mérito dada mi indiferencia con el fútbol.

Gracias a una peña rayista, pude conseguir un pase, del que me hicieron entrega en uno de los típicos bares de Vallecas.


Pero aún quedaba entrar, porque ese encuentro venía precedido de una manifestación no autorizada para exigir la dimisión del responsable de seguridad, cuyas prácticas vienen siendo abusivas tanto a nivel de la entidad rayista como a nivel individual con el aficionado. Por eso, este encuentro fue calificado de riesgo medio por los antidisturbios, que reforzaron la vigilancia previa.


Sin problema alguno, entré al estadio. Es un estadio modesto, una catedral (románica) del deporte donde todavía se puede sentir que eres parte de una afición. Lógicamente, el contexto político del pasado es muy patente, porque allí todo respira a Ruiz-Mateos y sus empresas. Teresa Rivero, su esposa y presidenta del club es una mujer que, como el equipo, también me ha despertado simpatías, y que todos los aficionados rayistas adoran por todo lo que ella ha luchado por ellos.


Con el fin de protestar por el asunto que antes he mencionado, Los Bukaneros, los hinchas que hacen del rayismo su credo, entraron cinco minutos tarde al estadio (lástima que se perdieran el único gol del encuentro, del Rayo, en el minuto 3). Además, a cada cuarto de hora, se hacía una pañolada.


Fui más por el ambiente que por el deporte. Y efectivamente, el Rayo Vallecano tiene una afición que contagia el buen rollo, especialmente por las historias que hay detrás de los jugadores. Por ejemplo, la de Llorens, lateral izquierdo que con 39 años dice que se retirará cuando aparezca alguien que le gane en velocidad. Según parece, si vas a un encuentro en algún viaje organizado, acabas haciéndote el carné. Yo no creo que llegue a ese extremo, pero espero malacostumbrarme alguna vez más.

Ah, y la sombra de la abeja sigue siendo alargada:


2 comentarios:

Molly dijo...

Ah, pictures always break the language barrier. Thanks for sharing.

Oli dijo...

Hey Molly! Thank you for visiting! And congratulations for B-Rock's victory! Everyone here is very optimistic with the new potus!


OLI I7O